Si tus equipos o tus sistemas informáticos sufrieran un fallo esta tarde ¿Estarías preparado para soportarlo?

La respuesta es más que evidente.

Muchos emprendedores y empresarios eligen creer que no son vulnerables a un incidente de seguridad o una avería en sus equipos debido a su tamaño pequeño y sus activos limitados.

Esto es comprensible.

Durante algún tiempo yo también pensé así.

Pero…

Imagina que tu empresa se encontrara en alguna de las siguientes situaciones: 

     √ Sufres los efectos de un virus informático y no sabes cómo reaccionar.

     √ Se produce una pérdida de datos y no tienes copias de seguridad o no puedes recuperar la información.

     √ Se estropea algún servidor o elemento de red, que te impide el uso del correo electrónico, la conexión a Internet o el uso de una aplicación crítica.

¿Qué harías para recuperar la normalidad de tus sistemas?

Es una realidad que tarde o temprano puede alcanzarte.

Sin embargo, el 77% de las empresas no cuenta con un plan de respuesta ante un ataque o una avería en sus equipos informáticos.

Por cierto…

¿Te has detenido a pensar lo vulnerable que son tus equipos en este mundo digital interconectado?

En todos mis años como informático, he visto cualquier cantidad de equipos conectados a internet sin tan siquiera las más elementales medidas de seguridad.

Las elementales, (mi querido Watson).

Conozco negocios reconocidos que todavía usan Windows XP en sus equipos.

El problema radica en que nadie nos ha enseñado de seguridad informática. Nos enseñaron la propiedad conmutativa, asociativa y el elemento neutro de la adición.

Pero…

¿De cómo brindarle, una seguridad decente a nuestros sistemas?

Ni media palabra.

Nada sobre parchear vulnerabilidades.
Nada sobre gestión efectiva de contraseñas.
Nada sobre la seguridad de la información.

Nada.

Es más, como eso de implementar un plan de seguridad informática es una tarea muy aburrida, la mayoría se rinde y prefiere no meterse en esos charcos.

Es la realidad.

A mí tampoco me importaba ¿Por qué? Porque no sabía. Piénsalo, la seguridad informática es vital para la salud de tu negocio.

Por supuesto, habrá personas que le darán importancia a esto, y habrá personas -la mayoría diría yo- que no.

Los que no le dan importancia, pues sufrirán taquicardias, les vendrán sudores fríos y les dará una doble R cada vez que sus sistemas les fallen y les impida trabajar.

Con las inevitables consecuencias que eso implica.

Perder ventas.
Perder dinero.

Mira.

Te cuento algo.

Los mayores errores que se comenten en seguridad informática se basan en el desconocimiento, la falta de atención o la falta de previsión.

Lo que es seguro, y no admite discusión, es que cualquier empresa sin importar su tamaño corre el riesgo de ser atacada, ya que no existe un método que garantice el 100% de la seguridad frente a las amenazas informáticas actuales.

Entonces, si no existe un método garantizado ¿Qué sentido tiene trabajar en un plan de seguridad informática?

 La respuesta es sencilla:

Un plan de seguridad informática bien trazado, te dará la capacidad de contar con un método de respuesta ante cualquier incidente. Eso te permitirá recuperar la normalidad de tus sistemas sin que se te alteren los nervios.

Bueno.

Dicho esto.

Sé cómo ayudar a profesionales, emprendedores, negocios unipersonales y Pymes en la parte más delicada y a la que menos importancia se le da en la informática.

 

La seguridad.

 

El punto de partida es un análisis inicial de la situación.

Paso siguiente.

Ayudarte en la definición y priorización de un conjunto de acciones en materia de seguridad informática con el objetivo de reducir los riesgos a los que está expuesta toda empresa hasta unos niveles aceptables.

Proteger los sistemas de información es proteger el negocio.

Sé cómo hacer eso.

¿Lo sé por ser muy listo?

Nada de eso.

Lo sé, porque lo poco que sé en esta vida lo aprendí, por experiencia y repetición.

Cosas al alcance de cualquier mortal.

Experiencia, repetición, caerse y levantarse.

Cuatro de los pilares básicos del avance humano.

Nada especial,

nada excepcional.

Se trata de saber que cosas NO deberías hacer, que cosas SÍ deberías hacer y cómo generar montones de ideas que te permitan implantar una cultura de seguridad en tu empresa.

Ahora bien.

Si a estas alturas estás pensando en apuntarte a mi lista de correo, te advierto que no escribo porque sea mi afición. Tampoco escribo para cambiarle la vida a miles de personas.

Escribo emails para conseguir que me contrates.

Mi promesa al respecto es bastante simple.

Tú te apuntas a mi lista y en los 3 o 4 minutos que dura cada email va a suceder esto:

     √ Vas a pasar un rato entretenido.

     √ Voy a intentar venderte mis servicios.

     √ Voy a procurar no aburrirte y aprenderás una cosa. 

Una sola cosa:

Aprenderás a trazar un plan de seguridad informática que te dé tranquilidad y muchos otros beneficios.

¿Te interesa?

Apuntarse a mi lista es gratis.

Darse de baja también.

Nos vemos en el buzón de correo, si tú quieres.

Si no, pues no pasa nada.